Foto de familia.

Foto de familia.
Ascensión a La Aguja Letour. Alpes franceses.

viernes, 13 de octubre de 2017

(20171011) Circular Zubieta-Lizartzeta-Iramendi-Loitzate-Arainburu-Ekaitza-Zubieta.

Para descarga y detalles del "track" haga clic en el icono de inicio.
Powered by Wikiloc


Zubieta.
"Ostatu" y frontón en Zubieta.
Vuelven.
Zubieta según subimos.
Bonita borda al lado del camino.
Bosque.
Desvío izquierda.
Dejamos la pista cementada en el desvío.
Obstáculos en el camino.
Tenemos que buscar alternativas.
Vistas sobre el valle con nubes bajas al fondo.
La cima de Mendaur.
Por la ladera de helechos hacia Lizartzeta.
Vista sobre las peñas de Oltzorrotz y al fondo Mendaur.
Una antigua cruz un poco antes de la cima.
Panorámica.
Cima de Lizartzeta.
Collado de Usotegieta.
Es también un cruce de caminos.
Gran árbol en el collado.
Collado de Usotegieta.
Continuamos hacia Iramendi.
Subiendo por ladera herbosa.
Cima de Iramendi.
Entorno de la cima de Iramendi.
En Iramendi lugar elegido para nuestro "hamaiketako".
Vistas desde Iramendi.
Dolmen de Biamendiko bizkarra.
Dolmen.
Por bosque.
Y más bosque.
Seguimos en bosque y hacia Loitzate.
Biamendiko lepoa cromlech.
Cromlech.
Y seguimos por bosque.
Vértice geodésico en Loitzate.
Larun desde Loitzate.
Panorámica al lado contrario.
Buzón de Loitzate.
Pequeño portillo de acceso a la cima de Loitzate.
Seguimos avanzando por el cresterío.
Cima de Arainburu.
Otra vez Larun y la costa desde Arainburu.
La cima de Ekaitza a la derecha y Mendaur a la izquierda.
Seguimos por la parte cimera.
Ya más enfilados hacia Ekaitza.
Uno de los numerosos puestos de caza.
Seguimos hacia el mojón que vemos al fondo.
Mojón que limita los municipios de Arantza, Zubieta y Goizueta.      En este punto giramos a la derecha para meternos en el cresterío de Ekaitza.
Al fondo vemos la cima de Ekaitza.
Ekaitza con su torre de piedra y la "ikurriña" al viento.
Buzón de Ekaitza.
Ekaitza.
Ekaitza.
Mendaur con su ermita en la cima.
Continuamos avanzando por el cresterío.
El embalse de Mendaur.
Seguimos por sendero estrecho.
Mendaur y su embalse.
Bosque.
Una cima sin nombre.
Entorno de la cima.
Bordas en ruinas.
Ésta tiene aspecto de haber sido importante.
Seguimos bajando por bosque y sin camino definido.
Llegamos a unas bordas y un refrescante grifo con agua.
Zona de las bordas.
Nuestro grifo con fregadera y además con buena agua fresca.
Pagazelaieta trikuharria.
Dolmen.
Edificio del molino de Zubieta.
Canal del molino.
Puente medieval que da nombre al pueblo de Zubieta.

Para hoy ya teníamos previsto realizar este recorrido por la zona del pequeño circo de Zubieta, subiendo a Loitzate y Ekaitza y aprovechando para subir, también, a cualquier cima, promontorio, colina, montón de piedras, etc., que se nos pusiese por delante.
El día ha sido magnífico y hemos podido disfrutar del recorrido y contemplar unas espectaculares vistas que llegaban a la costa y empezando por Donostia, Jaizkibel, Haiako Harria, Larun, Landas, etc. y por otra parte Aralar, Pirineos y cerca de nosotros la bonita cima de Mendaur.


Un poco de historia sobre Zubieta:
La tierra de Lerín, bajo el reinado de Sancho Garcés IV en los años 1054-1076, es la primera referencia histórica conocida de la zona del norte de Navarra.
Más adelante, en la Edad Media, el territorio se organiza en valles, surgiendo así el Valle de Baztan, Santesteban de Lerín, Basaburua y Bortziriak / Cinco Villas.
El valle de Santesteban de Lerín estaba compuesto por diversos pueblos, que poco a poco se fueron separando.
En 1630 los pueblos de Legasa, Narbarte, Oieregi y Oteitza se separaron, convirtiéndose en el valle de Bertizarana.
Hacia 1665, y tras adquirir el título de villa, Sunbilla también se separó del valle de Santesteban de Lerín.
El resto de pueblos permaneció unido hasta 1845, habiendo obtenido la categoría de villa los pueblos de Ituren (a primeros del siglo XVII) y Zubieta (en 1704).
En la actualidad esta zona es conocida como Malerreka, siendo el ámbito geografico más extenso que el de los pueblos que integraban el valle histórico. 
Las villas y lugares quedan definidos bajo la categoría de municipios con Ayuntamiento propio.
Las reuniones concejiles o batzarres de Zubieta, se celebraban desde antiguo en la iglesia parroquial, en el manzanal situado en su entorno o en los lagares. 
Es en el siglo XVIII cuando se comienza a utilizar para tal fin la casa concejil, que fue reedificada en los años 1682 y 1723.

Zubieta posee un puente medieval de dos arcos sobre el río Ezkurra, que es el que da nombre al pueblo, ya que Zubieta quiere decir en euskera, lugar del puente, de zubi (puente) y el sufijo -eta que indica lugar.


Hemos comenzado a andar desde la plaza del frontón de Zubieta, donde hemos aparcado el vehículo y una vez dispuestos,  nos hemos dirigido hacia la carretera NA-170 para atravesarla y tomar un camino en ascenso por el que comenzamos nuestro recorrido.

Al principio vemos algunas marcas amarillas y blancas de PR pero son antiguas y no sabemos a qué PR corresponden.           
De cualquier forma, pronto las perderemos.
Nuestro camino discurre por cómoda pista y pasamos al lado de una bonita borda. 

Un poco más adelante nos desviamos a la izquierda dejando la pista cementada y tomando otra pista un poco más estrecha y sin cemento. 
Continuamos avanzando y nos encontramos en un punto en el que un gran desprendimiento de troncos talados nos impiden el avance, por lo que tenemos que buscar un atajo alternativo para continuar.
Seguimos avanzando y contemplando bonitas vistas,  como parte del valle con nubes y por la parte alta la figura inconfundible de la cima de Mendaur con su ermita.
Seguimos nuestro camino a través de una empinada ladera con helechos que nos conducirá a nuestra próxima cima:  Lizartzeta.
Según ascendemos seguimos viendo las peñas de Oltzorrotz en primer término y detrás la cima de Mendaur.
Un poco antes de la cima llegamos a una pequeña y curiosa cruz y poco después la parte cimera de Lizartzeta. 

Unas cuantas fotos y comenzamos a descender hacia el collado de Usotegieta. 
Una vez en el collado empezamos nuevamente a subir en dirección a la siguiente cima. 
Subimos por ladera herbosa e intentando elegir el mejor camino para evitar las zonas más inclinadas. 
A pesar de todo esta cima nos hace sudar. 
Al final llegamos a Iramendi y esta cima al igual que la anterior,  carece de cualquier tipo de elemento identificativo, por lo que elegimos lo que puede ser el punto más alto y colocamos los bastones para hacer unas cuantas fotos.
Aprovechamos la sombra de unos árboles en la cima para parar unos minutos, beber agua y comer algo de fruta, galletas, etc.

Comenzamos a bajar en dirección Loitzate y pasamos por dos yacimientos megalíticos:
Biamendiko bizkarra trikuharria y también por Biamendiko lepoa cromlech. 

Desde este último cromlech ya nos dirigimos decididamente hacia el último ascenso para llegar a Loitzate. 
Después de pasar un pequeño portillo nos dirigimos hacia la izquierda para llegar a la zona donde se encuentra el buzón y el vértice geodésico.
Unas cuantas fotos desde la cima y unos minutos contemplando el paisaje y volvemos por nuestros pasos hasta llegar otra vez al portillo y continuar avanzando por toda la zona cimera hasta llegar a la siguiente cima de Arainburu.             

Tampoco cuenta con elemento identificativo.
Continuamos por el cresterío y vemos a lo lejos la cima de Ekaitza y su cresta de acceso, mientras continuamos avanzando hasta que llegamos a un bonito mojón que limita el territorio de los municipios de Arantza, Zubieta y Goizueta en donde nos desviamos un poco para comenzar a avanzar por la afilada cresta de Ekaitza.
Vamos viendo puestos de caza y algunas personas con perros haciendo guardia por si se inicia el pase de paloma, pero aunque con mucha paciencia,  su espera resulta infructuosa.

Continuamos avanzando y por esta zona sí es necesario prestar bastante atención al sendero ya que no es muy ancho y las laderas son muy pronunciadas, por lo que un resbalón podría resultar peligroso. 
Esta parte del recorrido hasta Ekaitza no es recomendable realizarla con terreno mojado y menos con hielo o nieve.
Después de unos cuantos puestos de caza alcanzamos la cima de Ekaitza con una especie de torre pequeña de piedras, su "ikurriña" al viento y su buzón.
Desde aquí la cima de Mendaur parece al alcance de la mano.
Después de unas cuantas fotos en la cima continuamos avanzando por la cresta. 

Esta parte también sigue siendo un poco estrecha y precisa atención, aunque está un poco mejor que la parte anterior. 
Continuamos bajando y poco después ascendemos un poco a una pequeña cima que no tiene nombre y pasamos por unas ruinas de bordas muy cerca de las peñas de Oltzorrotz. 
Estas peñas las teníamos como una alternativa última y su ascenso dependía de la hora y de las ganas.
Ninguna de las dos cosas se cumplía por lo que las dejamos de lado y continuamos nuestro descenso por bonito bosque y sin camino definido, hasta que llegamos a unas bordas en donde encontramos un grifo con agua fresca, que aprovechamos para reponer nuestras cantimploras y también beber unos buenos tragos de agua.

Desde aquí ya comienza una pequeña pista que poco a poco se va ampliando y mejorando y después de pasar por otro yacimiento megalítico llamado Pagazelaieta trikuharria,  el mismo camino que al final se convierte en pista cementada nos lleva hasta la carretera NA-170 y una vez en la carretera avanzamos dirección Zubieta y pasamos al lado de su bonito molino y poco después cruzamos el puente medieval, que da nombre al pueblo, para llegar al punto de inicio.

Llegamos al lado del vehículo y vemos que es bastante tarde y desgraciadamente el "ostatu" está cerrado, pensamos que transitoriamente, con lo que nos encontramos con un problema para poder comer.       En la misma plaza y al lado contrario del "ostatu"  encontramos un bar que tiene una especie de cartel indicador de "menús", pero es poco visible.

Sin pensarlo mucho hablamos con el "nagusi" y nos dice que sí, que nos puede preparar algo simple e incluso si esperamos un poco nos prepara una paella.     Le comentamos que no hace falta, que con una ensalada y unos huevos con jamón ya tenemos suficiente.
Dicho y hecho.       Le pedimos unas cervezas y mientras nos quitamos las botas y nos refrescamos un poco,  él nos prepara lo que a continuación comento:

Entramos en un bonito y rústico comedor y nos tiene preparada una ensalada de tomate, cebolla, lechuga, huevo duro y poco más.        Está rica y resulta reconfortante.

También nos saca un pan grande de los de toda la vida.      No sé si será de masa madre o de tía, pero sí es cierto que era un pan que puede conservarse razonablemente tierno, por lo menos un mes.
También nos sirve una botella de tinto joven que nos dice es del Bierzo.
Está bastante bueno y ni siquiera nos hace falta utilizar "gure gaxeosie".
A continuación nos pone en la mesa una sopera con caldo de fideos, zanahoria y algún tropezón que otro.     
Está francamente buena e incluso repetimos.
Después comienza a prepararnos unos huevos con unos filetes de lomo y también pimientos del piquillo.     
A petición nuestra también nos sirve un poco de txistorra frita.
Los huevos eran de gallina negra, el lomo de "euskal txerri" y los pimientos de Puente la Reina.
Para terminar pone a nuestra disposición una fuente con fruta y medio queso de la zona, con media curación.      
Pensamos entre nosotros:    !Este no sabe bien lo que ha hecho¡
La fruta sale bien parada pero al queso le entran temblores fríos.
!Estaba muy rico y con gran sabor¡
Los consabidos cafés y algún pequeño "digestive" para el camino.
Hemos tomado nota del nombre y teléfono del "jatetxe" para sucesivas ocasiones.
El "nagusi" muy agradable y dispuesto y la relación calidad-precio, insuperable.
Después de una pequeña sobremesa nos hemos puesto en marcha para volver a nuestros respectivos puntos de origen, pero esta vez por Leitza y Andoain.


El recorrido es muy bonito y agradable aunque tiene el problema del cresterío de Ekaitza que puede resultar no apto para personas con vértigo. 

Los caminos, salvo al principio, no están señalizados de ninguna forma por lo que es necesario la utilización de GPS con un buen "track". 
Aunque teniendo las vistas despejadas podemos contar con referencias, no nos garantiza que tomemos el buen camino ya que existen bastantes cruces.

Hemos comenzado a andar desde la plaza principal de Zubieta sobre 8 horas y 18 minutos y terminado en el mismo sitio sobre las 15 horas y 4 minutos.
El tiempo efectivo utilizado en el recorrido ha sido unas 5 horas y 44 minutos a una media de 2,9 kms./hora.
El tiempo dedicado a fotos, agua, "hamaiketako, etc., ha sido de 1 hora aproximádamente. 

El desnivel total acumulado tanto en ascenso como en descenso ha sido de unos 1.220 metros.
La longitud total del recorrido ha sido de unos 16,2 kms.


Para llegar al pueblo de Zubieta y desde Donostia hemos tomado la N-I hasta Behobia para después coger la N-121-A hasta Doneztebe/Santesteban y ya en el cruce tomar la NA-170 que nos llevará a Zubieta.