Foto de familia.

Foto de familia.
Ascensión a La Aguja Letour. Alpes franceses.

miércoles, 13 de julio de 2016

(20160713) Circular Antoñana-Convento Piérola-Hornillos-Cascada Aguaque-Antoñana.

Para descarga y detalles del track haga clic en el icono de inicio.
Powered by Wikiloc

Preparados para iniciar el recorrido.
Dejamos Antoñana.   Al fondo la cima de Soila.
Continuamos por pista cementada.
Llegamos a unos postes indicadores de la GR-1.
Comenzamos los senderos entre encinas.
De vez en cuando encontramos campos de cereal.
Más indicadores.
Continuamos entre pequeñas encinas, pequeños robles y abundante boj.
Más indicadores.
Estas encinas ya tienen otro porte.
En este punto nos desviamos a la izquierda siguiendo la GR-1.
Desvío a la izquierda.
Otra hermosa encina.
Llegamos a una especie de granja con vacas, cabras, perros, etc.
En este punto unas vacas.
No tiene muy buen aspecto, no.
Convento de San Juan de Piérola.
Ruinas de las antiguas instalaciones.
Muros del convento.
La espadaña todavía está en pie.
Estado del convento en la actualidad.
Una bonita puerta.
Dejamos la GR-1 en el convento y seguimos por la PR.
Sendero estrecho entre bosque de encinas, robles y boj.
Al fondo Orbiso.
Bonito sendero.
Dejamos la PR momentáneamente para tomar un pequeño atajo.
Seguimos subiendo en estrecho sendero.
Se estrecha bastante.
Pasamos la alambrada.
Antenas en Hornillos.
Otra antena en Hornillos.
Buzón de Hornillos.
"Kairn" en la cima de Hornillos.
En Hornillos.
Saltamos una alambrada para bajar por una especie de cortafuegos.
Al fondo,  ¿La Muela o puede ser Soila?.
Otro paso de alambrada.
El pueblo de Oteo.
Pasamos esta puerta metálica.
Atravesamos la puerta.
Nos adentramos por un sendero que no ha sido muy usado.
Hierba alta y algunas zarzas, pero sin mayor problema.
Seguimos.
Por momentos se abre.
Continuamos por un barranco seco.
Se vuelve a cerrar por la falta de uso.
Vemos un indicador hacia la cascada.
Tomamos una cómoda pista.
El arroyo Sabando.
Una pequeña cascada que baja de un pequeño canal superior.
Entorno del arroyo.
Zona cercana a la cascada.
Arroyo Sabando.
Otra zona del arroyo.
Muy cerca de la cascada.
Llegando.
Cascada de Aguaque.
Cascada.
La poza de la cascada.
Posando en la parte alta de la cascada.
En la parte superior existe un pequeño canal.
Volvemos por el sendero del canal.
Entorno del pequeño canal.
Canal.
Salimos a la carretera y nos encontramos con este indicador.
Entrando en Antoñana.
Antoñana.
Antoñana.
Antiguo lavadero del pueblo.
Iglesia de San Vicente Mártir.
Parte de las murallas de Antoñana.

Una bonita vuelta para intentar huir del mal tiempo de la costa. 
En esta zona no hemos tenido un sol radiante, pero al menos no nos ha llovido y hemos podido disfrutar de una mañana agradable. 

Hemos llegado al pueblo con la intención de hacer un bonito recorrido hacia las ruinas del convento de Piérola, seguir hacia la cima de Hornillos y después visitar la cascada de Aguaque. 

Llegamos al pueblo de Antoñana y aparcamos el vehículo cerca de la iglesia y al lado de un buen trozo de la antigua muralla. 
Nos encontramos cerca del inicio del recorrido con gran cantidad de postes indicadores. 

Nos ponemos en marcha en dirección hacia las ruinas del convento de San Juan de Piérola a través de la GR-1 que corresponde a una ruta mítica que comienza en Ampurias (Gerona) y pone rumbo hacia el océano Atlántico, primero paralela a la ruta pirenaica GR-11, durante unos 600 kms., compite posteriormente por el norte con el Camino de Santiago GR-65, con el que se cruza en Los Arcos, hasta llegar al otro extremo en Finisterre (A Coruña). 
Posiblemente se ha denominado sendero histórico por estar jalonado por localidades que durante la Alta Edad Media, fueron importantes plazas fronterizas: Marca Hispánica en Cataluña y cuna de los reinos de Aragón, Navarra, Castilla y León. 

Al principio comenzamos dirección Sur y al poco tiempo giramos dirección Nordeste hasta que llegamos a una especie de granja con vacas, cabras y dos perros sueltos que intentan ganarse el sueldo a nuestro paso. 
Un poco más adelante llegamos a las ruinas del Convento franciscano de San Juan de Piérola del siglo XVI.         
Unas cuantas fotos y continuamos camino. 
Justo en el convento abandonamos la GR-1 que continúa en dirección a Santa Cruz de Campezo, pero nosotros seguimos por las marcas de la PR-A 70 Senda Hornillo. 
A partir de aquí comenzamos a subir por un bonito sendero entre encinas, robles y bastante boj. 
Afortunadamente el sendero discurre por bosque cerrado y con abundante sombra. 
Hay un punto en el que seguimos subiendo dirección Norte hasta llegar a un desvío a la izquierda en el sendero, en el que abandonamos la PR (momentáneamente) para tomar un pequeño atajo y poco después llegar a recuperar las marcas de PR. 
Después de este giro la subida se hace más evidente hasta llegar a ver a lo lejos las antenas de la cima y un poco más tarde llegar a la parte alta donde nos encontramos con un pequeño buzón y dos grandes antenas. 
Aprovechamos el sitio y la hora para pararnos unos minutos y comer algo de fruta, galletas, etc., pero sobre todo beber unos hermosos tragos de agua. 
Unos minutos después nos ponemos en marcha y después de saltar una alambrada iniciamos la bajada por una especie de pequeño cortafuegos hasta que alcanzamos la pista que sirve de mantenimiento a las antenas de la cima. 
Continuamos bajando por la pista en dirección Norte y al llegar a la zona de Lazcarro nos encontramos con una gran puerta metálica, que la atravesamos y la volvemos a cerrar. 
En este punto volvemos a girar en dirección Suroeste y continuamos bajando por un pequeño barranco en el que vemos que el arroyo que habitualmente se encuentra en el mismo, en estos momentos está completamente seco. 
Desde la zona de la puerta metálica el camino no parece muy transitado ya que se va cerrando por la hierba y las zarzas, aunque en la actualidad se puede pasar sin mayor problema. 
Seguimos bajando hasta enlazar con una pista que llega desde Antoñana para dirigirse hacia la cascada Aguaque, del arroyo Sabando. 
Llegamos a la pequeña cascada con su bonita poza y después de unas cuantas fotos nos volvemos unos metros por donde hemos venido, para cruzar el arroyo al otro lado y alcanzar un pequeño sendero que sigue hacia el pueblo acompañado de un bonito canal antiguo de agua.
En la misma cascada podemos comprobar que la misma suele ser utilizada por aquellos aficionados al descenso de cañones, ya que está equipada con cuerdas. 
Seguimos por el sendero hasta que enlazamos con una hermosa pista que nos conduce a la entrada del pueblo de Antoñana. 

Antoñana es un municipio antiguo que desde la década de los 60 está integrado como concejo en el municipio de Campezo.        
En 1182 fue fundada por Sancho el Sabio de Navarra como villa fortificada sobre un antiguo fuerte, en la confluencia de dos caminos: uno desde Armentia, por Okina y Corres, y el otro desde la Llanada, a través del puerto de Azáceta. 
En 1239 fue incorporada a Castilla por el rey Alfonso VIII.       Su carácter realengo pasó, por merced de Enrique de Trastámara a Ruy Díaz de Rojas, quien a su vez la transmitió a los Hurtado de Mendoza, cuya jurisdicción fue pleiteada por la villa hasta conseguir su independencia en 1635 previo pago a la Corona. 
Conserva varias casas torre, pero su principal característica es su muralla que ha ido integrándose como parte de las viviendas, como muro de las casas que se adosan en su parte interior. 
Ventanas y balcones se asoman a ella perforándola.          
De todas las puertas que tuvo solamente se conserva la de la entrada sur, así como un cubo en el lado oeste. 
La altura de la muralla es variable y oscila entre los 5 y los 12 metros, con un espesor de 1,30 metros. 
La iglesia parroquial de San Vicente Mártir se construyó en sustitución de otra iglesia-fortaleza anterior.         Tiene planta de cruz latina, con pórtico y portada del s.XVIII, que se abre al interior de la villa.         La torre de gran esbeltez es neoclásica. 
El interior de la iglesia está presidido por un retablo rococó. 
En los locales de la antigua cárcel, enclavada en la muralla, existe una sala donde se exponen diversos elementos de carácter etnográfico, así como exposiciones monográficas temporales. 

Una vez en el punto de inicio nos ponemos cómodos y nos dirigimos al pueblo vecino de Maeztu con intención de comer algo en alguno de los "jatetxes" del lugar.
Probamos en uno que no conocíamos y nos dirigimos directamente a la barra para tomarnos un pequeño aperitivo en vaso y con denominación de origen Rueda.
Aprovechamos para lavarnos un poco el sudor y a continuación dirigirnos hacia el comedor con intención de dar buena cuenta de todo lo que nos sirvan.
Dentro de un menú del día bastante variado, pedimos lo siguiente:
- Tallos de puerro a la vinagreta con un salteado de jamón picado.      (Buenos)
- El resto pide una ensalada de patata con lechugas variadas y algo de tomate.     (Bueno)
- Como segundos la mayoría se decide por cochinillo al horno y el último opta por chuleta de pavo con patatas fritas.
Como una de las raciones de cochinillo únicamente tenía piel y grasa, no dudan en traernos otra ración para compensar al comensal que se había quedado con las ganas.       (Muy buen detalle).
El resto estaba muy bien y a satisfacción.
Hemos regado esta comida con un tinto de origen desconocido, servido en jarra de barro que lo hacía más apetecible,  aunque seguía siendo necesario utilizar un poco de "gure gaxeosie" para poder pasarlo.
Unos postres normales, café y un poco de espirituoso recién llegado de las ruinas del convento de San Juan de Piérola.
Después de unos pocos minutos de sobremesa, nos ponemos en marcha con intención de volver a nuestros puntos de origen.


Este recorrido no tiene ninguna dificultad y es muy agradable ya que la mayor parte del mismo discurre entre bosque con abundante sombra. 
Hasta la cima de Hornillos no tiene pérdida ya que se pueden seguir las marcas de GR hasta las ruinas del convento y después las de PR hasta la cima, pero posteriormente no se encuentran marcas y existen desviaciones que pueden dar lugar a equivocaciones, por lo que es conveniente el uso de GPS con un buen "track". 

Hemos comenzado a andar en el pueblo sobre las 8 horas y 45 minutos y terminado en el mismo sitio sobre las 13 horas y 30 minutos.
El tiempo efectivo utilizado en el recorrido ha sido de unas 3 horas y 36 minutos a una media de 3,5 kms./hora.
El tiempo dedicado a fotos, descansos, agua, "hamaiketako", etc., ha sido de 1 hora y 5 minutos.
El desnivel total acumulado tanto en ascenso como en descenso ha sido de unos 573 metros.
La longitud total del recorrido ha sido de unos 13,2 kms.

Hemos llegado utilizando vehículo propio y desde Donostia por la N-I hasta Altsasu, después la A-I hasta llegar a salir hacia el pueblo de Alegria/Dulantzi. Atravesamos el pueblo y seguimos dirección Erentxun hasta alcanzar la carretera A-132 en dirección al Puerto de Azaceta, pasamos por Maeztu y continuamos hasta llegar a Antoñana.

1 comentario:

  1. tienes algun problema con la granja? porque igual te interesa hablar conmigo

    ResponderEliminar