Foto de familia.

Foto de familia.
Ascensión a La Aguja Letour. Alpes franceses.

miércoles, 21 de abril de 2010

(20100421) Deba-Kalbaixo-Markina (Camino Santiago)

Para descarga y detalles del track haga clic en el icono de inicio.
En Deba comprando pan.
Empieza a hacer calor y se impone quitarse algo de ropa.
Un guardián de la corte.
Un buen recibimiento aunque un poco interesado. Pedía terrones de azúcar.
Las nubes todavía estaban bajas.
Llegando a la ermita de Kalbaixo.
Vista de la ermita del Kalbaixo.
En el cruce después de bajar del Kalbaixo.
En dirección Arno nos paramos para ver a la Virgen de Apain.
Tal y como está indicando Apaingo Ama.
Fuente que no podíamos dejar sin probar.
Otro recibimiento de diversos amigos.
Llegando a la zona de Olatz.
Bonito paisaje sin identificar.
No es la yeguada de Lore Toki pero........
Bonitos ejemplares.
También eran unos interesados.
Este es el tío de los anteriores.
Bonita estela en el camino con abundantes "petroglifos".
Cerca de la ermita de San Isidro en Olatz.
Bonito sendero al lado de una borda.
No está mal el caserío semi abandonado.
Otro sendero digno de mención.
Cerca de Markina.
Cruce de caminos llegando a Markina.
Entrando en Markina vemos a la derecha la Iglesia de la Asunción.
Otra vista de la misma iglesia.
Importancia de la Virgen para los habitantes de Markina.
Curioso contraste.
Al fondo la Iglesia de los Carmelitas.
La semana anterior ya habíamos hablado sobre hacer este recorrido aprovechando una de las etapas del Camino de Santiago. También haremos en breve otra etapa, es decir, la siguiente: Markina a Gernika.
Sabíamos que podía ser un poco larga por lo cual quedamos citados para coger el tren de las 7,45 horas que nos llevase a Deba. Una vez en Deba lo primero que hicimos fue tomar un café y después comprar pan. Alrededor de las 9 horas nos pusimos en marcha. El tiempo era bueno y soleado. Cruzamos el puente sobre la ría del Deba y pasamos a la carretera a Mutriku para al poco tiempo desviarnos y comenzar a subir en dirección a la zona del Kalbaixo.
Una vez al lado de la ermita bebimos un poco de agua y continuamos en dirección a las inmediaciones del Arno. Todos nos acordábamos que era un camino conocido ya que hace varios meses habíamos hecho la vuelta a Mutriku y subido al Arno, por lo que hasta ese punto el camino era el mismo. Después de pasar Arnope seguimos subiendo hasta llegar a la zona de Apaingo Ama y un poco más adelante desviarnos para seguir el camino de Santiago y dejar el resto de senderos, que corresponden a la Vuelta a Gipuzkoa (GR-121) y a la Vuelta a Mutriku (PR-GI-22). También nos encontramos con un indicador de la GR-123, que corresponde a la Vuelta a Bizkaia. Continuamos el camino entre bosques de pinos y de vez en cuando encontrábamos algunos eucaliptos que otros. El sendero está muy bien marcado y es amplio y sin dudas en los cruces. Nos encontramos con bastante tramo de pista de cemento y el resto pista forestal o sendero amplio. En el camino nos encontramos con bastantes guardianes: El primero era una oca que se escapó porque estaba sola, posteriormente bastantes perros ladrando, luego nos recibió una yegua que buscaba azúcar, un poco más tarde unos pony's y ya en la zona de Olatz nos encontramos con bastantes caballos y potrillos que vinieron a saludarnos.
En el barrio de Olatz y al lado de la ermita de San Isidro nos paramos un rato a beber algo de agua y comer frutos secos, fruta, etc., es decir, como siempre.
Al poco rato continuamos el camino dirección Markina. Cuando ya pensábamos que habíamos terminado de subir, nos encontramos con un tramo de cuesta importante. Serían las doce horas bien pasadas y el calor se hacía notar, por lo que esta cuesta nos hizo sudar.
Al llegar a lo que pensamos era un pequeño collado comenzamos a pensar en buscar algún buen sitio para poder comer y al cabo de un rato encontramos unas bordas muy bien cuidadas, con una fuente al lado y además vimos una mesa y asientos de madera puestos para la ocasión.
Encima la mesa estaba a la sombra. Intentamos pasar para sentarnos pero estaba dentro de un "zelai" de una de las bordas y además estaba muy bien vallada con alambre de espino.
Para poder pasar deberíamos haber saltado las verjas de entrada a la casa o de lo contrario romper el alambre de espino. Esta vez, como el propietario de la borda no nos había hecho nada y estaba en su derecho, le perdonamos la vida y continuamos el camino sin poder aprovecharnos de una mesa tan apetecible como aquella.
De todas formas nos vino bien, ya que al minuto de abandonar las bordas nos encontramos con una nueva subida de "cágate lorito", que si nos pilla recién comidos hubiésemos echado los "higadillos".
!No hay mal que por bien no venga¡.
Un poco más adelante y después de terminar la cuesta empezamos a pensar en sentarnos a la sombra en algún lugar del bosque. A los pocos minutos encontramos algo adecuado y allí nos quedamos. Descansamos un poco, bebimos un poco de agua y nos dispusimos a comer algo de lo que habíamos traído. Al final nuestro menú consistió en:
- Finos bivalvos a las emulsiones de los aceites esenciales.
- Lomos de "porcus ibéricus" curados más de 15 meses en barrica de roble francés.
- Finísimo embutido ibérico con su nivel adecuado de tocino y reluciente vista.
- Todo lo anterior perfectamente regado con un vino blanco joven, de la tierra, cosecha especial de la denominación de origen Getaria. El sabor a fruta, el punto de aguja, la delicadeza de su "bouquet" y el punto de temperatura hicieron que estuviésemos más de diez minutos extasiados paladeando tan exquisito néctar.
Concluimos el menú con café caliente y unas gotas de agua bendita.
Con harto pesar de nuestro corazón nos pusimos en pie con intención de reanudar la marcha y llegar a Markina.
En esta zona ya empezamos a darnos cuenta que estábamos en territorio vizcaíno. Los bosques de pinos estaban más sucios, las marcas de los caminos eran mucho más endebles e incluso la pintura de las marcas estaba descolorida.
Conclusión: La única "pasta" que se gasta la diputación vizcaína en el deporte, es única y exclusivamente para el Athletic. Todo lo que no sea Athletic no existe.
!Da un poco de pena pero...........es su problema¡
Al rato, llegamos a Markina entrando por la Iglesia de la Asunción.
Preguntamos por la parada del autobús con intención de comprobar que horarios teníamos y con qué destinos.
Nos enteramos que dentro de media hora llegaba un autobús que nos podía llevar a Ermua y desde allí, a las horas en punto, teníamos tren a Donostia.
Sin dudarlo ni un instante fuimos a un bar a tomar una cerveza con limón y de paso esperar al autobús.
Un poco más tarde de su horario llegó el bus. Nos montamos en el mismo y a través del Alto de Trabakua, nos llevó a Ermua. Desde allí nos dirigimos a la estación y comprobamos que el próximo tren teníamos a las 18 horas.
Todavía nos sobraban unos veinte minutos para poder tomar otra cerveza.
Un poco antes de las 18 horas nos dirigimos al andén y al rato llegó el tren que nos condujo a la estación de Amara.
Desde Ermua nos costó llegar sobre 1 hora y 40 minutos.
Una vez en Amara y bastante cansaditos, nos dirigimos cada uno a su domicilio o a sus diferentes quehaceres.
Hemos comenzado a andar sobre las 9,10 horas y terminado en Markina sobre las 16,35 horas.
El tiempo efectivo empleado en el recorrido ha sido de 5 horas y 25 minutos, a una media de 4,2 kms./hora. El tiempo empleado para fotos, descansos, "hamaiketako", almuerzo, etc., ha sido de 2 horas. La longitud total de recorrido ha sido de 23,3 kms.
El desnivel acumulado en ascenso ha sido de 840 metros y de 760 metros en descenso.

1 comentario:

  1. Hola! Hice este año (7/2017) Deba-Markina. Buen camino. Saludos.

    ResponderEliminar